Windows 10 – Un desastre de sistema operativo

Somos muchos los que probamos las versiones developer, y que nos actualizamos nada más salir el día 29 de Julio. Muchos de los errores que nos encontramos en las versiones anteriores a la final aún persisten y no es de extrañar que Microsoft este dando gratis este “nuevo” sistema operativo, que se parece más a un Android sin rootear que a un Windows, más que nada por el tema de que siendo administrador, uno no tiene el control total como se tenía con Windows 7.

El paso a Windows 10 es forzoso por culpa de Directx 12, por lo que lo recomendable es hacer la actualización para probarlo y asociar la clave reservada a vuestra cuenta Microsoft, y si no os convence como a millones de usuarios, os volvéis a Windows 7 de nuevo.

De todas formas, el entry-macarrón user no va a notar nada, ya que como mucho sólo ve webs, chatea o juega mierdas de juegos antiguos de cojones como el Counter Strike GO y poco más que no necesita apenas gráfica XD.

Son muchísimos los errores que presenta pero los más significativos que he encontrado son estos:

  1. Copiando archivos es más lento que Windows 7, aún teniendo un SSD Samsung 850 pro. La escritura pasa de 545+ mb/s a menos de 300 mb/s. En discos duros mecánicos la cosa es aún si cabe peor. Si en Windows 7 obteníamos una escritura entre los 120-80 mb/s moviendo datos de disco a disco, ahora el máximo no supera ni los 20 megas y prácticamente se reduce a 1 o 5 megas en escritura.
  2. Cortana, y muchas funciones son SPYWARE. La privacidad no existe en el sistema operativo. Hay que desactivar un par de servicios, añadir una entrada al registro para desactivar la telemetría además de multitud de toqueteos en la configuración del sistema.
  3. No hay opción alguna para controlar las actualizaciones, son automáticas y hay que joderse a menos que toques el registro.
  4. Cuando haces click derecho sobre la barra de inicio, y quieres poner en paralelo 2 ventanas, no puedes hacerlo como en Windows 7, ya que deja huecos para las apps en segundo plano. En Windows 7, solo se ponen en paralelo las ventanas que están sin minimizar en el escritorio.
  5. La nueva aplicación de Xbox es intrusiva. Da igual que no la ejecutes, que si lanzas un juego en steam, te va a saltar un puñetero mensaje de “Xbox en el juego” Win+G. Aun activando la casilla no volver a mostrar más, va a estar en segundo plano sin haber ejecutado nada.
  6. En el menú inicio, las aplicaciones te salen ordenadas por letras de forma absurda, y no tenemos la posibilidad de editar, mover o borrar como en Windows 7. Por otra parte el sistema de tiles tiene numerosos errores y no hay ni una opción para usar las aplicaciones que anclamos para que usen iconos grandes o para desactivar esos puñeteros y feos cuadraditos de color.
  7. Podemos borrar algunas aplicaciones preinstaladas, pero la mayoría no. Para colmo, se instalan en C:\Archivos de Progama\WindowsApps y no podemos acceder a la carpeta como pasa con muchas otras. El propietario de la carpeta no es el usuario administrador.
  8. Tampoco se puede guardar nada directamente en el directorio raíz, es decir, en C:\. Windows 10 te obliga a guardar las cosas en las carpetas de usuario. Sin embargo, algo que choca mucho, es que se puedan crear carpetas sin problemas.
  9. Si te configuras un tema, y pones tus fondos, automáticamente se va a sincronizar con tu cuenta de Microsoft a menos que toquetees a fondo la configuración. Punto positivo o negativo, a mi eso no me gusta.
  10. Se han cargado los accesos favoritos y han metido los de “acceso rápido”, que se añaden por sí solos. En el perfil de usuario están los favoritos, y aún así no hay forma de verlos.
  11. Con las bibliotecas han hecho un apaño feo, pero están ocultas por defecto.
  12. Algunas carpetas, como algunas internas de Windows no presentan el ribbon tipo Office, sino el clásico de Windows 7.
  13. La configuración está partida en dos, con algunas opciones en el panel de control de toda la vida, y con otras con esa especie de panel de control para tabletas. El control del sistema es ahora si cabe, super tedioso.
  14. La asociación de archivos está rota para muchos programas. Windows no permite que al instalar por ejemplo Acdsee Pro, todos los formatos de imagen se vinculen al programa. Lo mismo con muchas aplicaciones de multimedia o de compresión como Winrar.
  15. El programa, o mejor dicho, la “App” de fotos es una mierda como la copa de un pino. No puedes clasificar por carpetas y es lo más simple y cutre que he visto en mi vida. Hay un bug curioso a la hora de generar miniaturas en las carpetas. Si usas el Paint de Windows para los archivos .jpg las miniaturas se generan rápido. En cambio, cuando cambias a la app de fotos, todas las miniaturas se borran y se vuelven a generar con una lentitud de risa. Te puedes ir a tomar un café con sus tostaditas o lo que sea. Para quien trabaje con fotos, ésto es una auténtica mierda.
  16. Si usas un SSD, ya no puedes mover tu carpeta de usuario y editar una entrada en el registro como en Windows 7. Si lo haces, preparate para formatear y volver a instalar Windows 10. Como mucho, puedes cambiar la ruta de entorno de los archivos temporales y entrar en las entrañas de tu navegador para cambiar el lugar donde se almacena la caché.
  17. Si tu pc tiene 5 años o 3, y en el administrador de tareas ves que tu cpu está al 100% sin razón lógica, prepárate… estas forzado a actualizar la Bios de la placa base, a formatear y reinstalar Windows 10 de nuevo. Si tienes mala suerte, como le ha pasado a mucha gente, vas a seguir teniendo la cpu al 100% y en modo turbo. Es una putada ya que el pc va a estar consumiendo el máximo, y a la larga, la vida útil de la cpu se va a acortar drásticamente. Eso sin contar que tengas un buen disipador. Microsoft se lava las manos, y culpa a los fabricantes de placas base.
  18. El número de procesos y servicios en uso respecto a Windows 7 se ha disparado. Teniendo una Sound Blaster Z, Wacom, y otros drivers necesarios, en Windows 7 tenía tan solo 34 procesos como mínimo con todo el sistema optimizado. Ahora es el doble o más según que ejecute.
  19. El rendimiento en juegos ha disminuido una barbaridad en mi PC ya que no dispongo de una tarjeta gráfica con soporte para Directx 12. En algunos juegos la caída de fps ha sido de más de la mitad, hasta hacerlos injugables en una GTX 680 SOC 4GB. Antes lo que jugaba en ultra a más de 60 fps, ha pasado a ser historia.
  20. Si desactivas la hibernación, cosa lógica si usas un SSD, el inicio de Windows 10 es más lento que en Windows 7.
  21. Photoshop crashea constantemente si cambias de unidad la memoria virtual. Lo he probado en la versión CS6 y CC 2015. De nuevo, para quien use un SSD, este Windows 10 es una puta ruina.
  22. El administrador de discos presenta errores muy graves. Si por ejemplo tienes un espacio sin asignar en disco, o un volumen sin formato, no tienes opción para crearlo como primario, lo creará como lógico, por lo que no tendrás la opción para comprimir archivos. Para solucionarlo uno se ve forzado a coger el usb o dvd de instalación de Windows, y hacerlo desde el instalador tras seleccionar el boot device en la placa base.

Podría enumerar muchísimos bugs/errores que he encontrado, pero sería el cuento de nunca acabar. La impresión que tengo del lanzamiento gratuito de Windows 10, es que Microsoft lo ha hecho para recopilar toda la información posible para mejorar en varios meses lo que para opinión de muchos es un sistema operativo hecho a base de chapuzas, parches, y que es más un versión Alpha que una versión final.

Éste es sin duda alguna el peor Windows de la historia. Ni el Windows Me, ni el Vista le ganan en cutredad y en problemas, y eso que los he tenido desde el día uno. El Vista, que tanto odian, no me dio ningún problema.

A ver cuanto tardan en sacar Windows 10 SP1 o Windows 10.1.

4 pensamientos en “Windows 10 – Un desastre de sistema operativo

  1. Muy buena la información como siempre, Microsoft cada día más quiere
    dominar al usuario en base a tremenda basura de sistema operativo y lo
    peor es que lo esta logrando 🙁

  2. Con el Lenovo Yoga 2 pro va de lujo. Es cierto que aún queda mucho por hacer con el mundo “tablet”. No dices nada de la resolución 4k, no ha tirado bien nunca ni en linux, Ubuntu por ejemplo… Con portátiles antiguos, como antes y como siempre, quédate como estabas, no migres.

    • La resolución depende del monitor que tengas y poco puedo hablar de 4k ya que sólo los he probado en el Mediamarkt e iban a 30hz. La gráfica también es muy importabte, es decir, si tiene salida para al menos display port o el último HDMI. Mi gráfica actual, por ejemplo, no soportaría un monitor de 4k, como mucho 2 de 1080p y nada más.

      El no ver todo super reducido se arregla igual que en Windows 7, ampliando al doble el tamaño de todo o un porcentaje. Pasa como con los smartphones de android de 5″, con resoluciones de 720p y 1080p.

      Este Windows ocupa muy poco en disco, 13 gigas, y en un dual core de 2,9ghz con 4 gb de ram y una nvidia 8400gs va bien, pero con los mismos problemas que en las máquinas más actuales que uso.

Los comentarios están cerrados.